Una palta para el desayuno

“No, no quiero sal en mi palta”. Tomé la verde verdura, que es realmente una fruta, y me fui de la sala antes de que fuera impuesto, en mi merienda favorita, aquel polvo asesino, que es casi tan malo como la ausencia de polvo. Huir. No me fui de la sala, realmente huí. ¿Has visto el tamaño de esta palta? Es diminuta, una mascota que merece ser degustada en toda su pureza. De suave corazón, creo que es tan suave que puedo partirlo de un solo filoso empujón.

Palta, paltita, palta, paltita. Tan suave y tan tierna. No sé si eres madura como te dicen o infante como te veo. Te desnudas ante mí por imposición de mi cortante confidente y me pregunto si lo mismo funciona con todas las mujeres. La palta, la paltita; sí, definitivamente eres mujer. Una mujer cuyo interior se deshace en mi mirada. Mujer perfecta, ojalá existieran más como tú, o al menos desearía no tener que comerte.

Te fotografío con mis ojos y admiro tu brillo natural bajo toda esta luz artificial. Pero al diablo con la luz artificial y la sal artificial y el dolor artificial. Nada me importa porque estamos tú y yo. Tú, tan verde y deliciosa; yo, tan azul y hambriento. ¿Cuánto más nos veremos hasta volvernos uno? ¿Me prestarías tu belleza si yo te presto mi interior? Te admiro cada instante y se cierran mis ojos para abrir el camino de los sueños: estoy en una calle colorida y te veo ahí, mi bella palta, pero eres una despistada jovencita, vestida de verde y de ojos castaños como tu verdadero corazón. “¡Ven! ¡Acércate a mí!” Sin perder la sonrisa, te acercas poco a poco y soy yo quien no sonríe más, pues eres más horrenda a cada paso. “¡No camines más! ¡Aléjate, te he dicho!”. Pero no me escuchas porque eres una maldita palta y me besas sin belleza, quieres ser parte de mí pero te odio. Te veo tan de cerca… Siento que tu fealdad me cegará pronto. Y, tal vez por misericordia divina, despierto. Estás ahí, frente a mí. Desnuda y marrón. Sin brillo. ¿Madura? No, estás muerta. ¡Aléjate de mí, de mi cuchillo y de mis sueños! ¡Vete sola a la basura, junto con todos mis pasados amores culinarios!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s