Nada grave

No hay forma de aliviar el peso de la muerte.
Trepa por mis brazos y me viste con camisón de paciente.
Con paciencia, esperamos la muerte
en una camilla que nos pertenece
hasta que el corazón deja de latir.

Mis amigos no me extrañarán,
mi familia no me enterrará
y mis amores nunca sabrán
que mi alma dura ha cedido ante sus dioses
o sus demonios (interiores).

No se lloran más lágrimas en este cuerpo.
Se lloran más lágrimas en esta vida.
Lloran más lágrimas quienes jamás me extrañarán.
Más lágrimas me buscan en mi pesadilla.
Lágrimas me verán rendido entre las pastillas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s